¿Cómo revisar el coche antes de ir de vacaciones?

Toda prevención es buena, y más si es tu vehículo. Un buen mantenimiento es necesario para circular con seguridad, pero la mayoría de las personas suelen esperar a que algo se rompa o se estropee para ir al mecánico.

No llevar el coche a revisar o no hacerlo cuando toca, termina en averías más graves que pueden acabar con tu vehículo (o tu bolsillo) por no haber hecho las cosas bien.

Un coche está compuesto por muchos elementos y piezas que, por estadística pura, algún día tienen que fallar. Por ello, es necesario asegurarnos que están funcionando correctamente.

Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es cada cuándo y qué debemos revisar de nuestro coche.

8 elementos que debes revisar tu coche

  1. Revisar el vehículo de manera completa puede depender o del tiempo o de la distancia recorrida. Lo recomendable es hacerlo cada 12 meses o 15.000km.

  1. Neumáticos: deben revisarse cuando la altura del dibujo esté a 1.6mm o menos. Además, es recomendable hacerlo para detectar posibles bultos, grietas y futuros pinchazos; ya que las ruedas repercuten en el frenado, la adherencia a la calzada y como consecuencia la seguridad.

  1. Amortiguadores: si tu coche coge de una manera un tanto extraña las curvas, puede ser debido a los amortiguadores. Son claves para el sistema de suspensión del coche y deben revisarse cada 50.000 – 60.000km, considerándose una falta grave por la ITV si no se realiza su revisión periódica.

  1. Dirección:  haz la prueba. En una recta larga en la que no haya tráfico, ni desniveles, suelta el volante. Si el coche va recto, no hay ningún problema, pero si este se desvía hacia uno de los lados puede que tengas la dirección desviada. Si es así, llévalo al mecánico, ya que no tardará ni una tarde en arreglarlo y te evitarás más de un disgusto.

  1. Luces y su posición. Las luces son un indicador muy importante porque, además de alumbrar el camino por el que circulas, indican a los demás que estás en la calzada. No solo influye la intensidad de las bombillas sino su posición respecto a la carretera. Si apuntan demasiado hacia arriba pueden deslumbrar a los otros conductores y si están demasiado hacia abajo, no van a alumbrar más allá del suelo. Deben revisarse una vez al mes.

  1. Niveles de aceite: su mantenimiento es esencial porque permite mantener en buen estado el brío y las prestaciones. Debe cambiarse cada 15.000 km por norma general y no es recomendable estirarlo más de los 30.000 km.

  1. Filtros: de aceite, aire, combustión, combustible y antipolen. El más importante de todos es el filtro de combustible, que elimina la humedad y evita la corrosión de los motores diesel, suele durar de media un año, año y medio.

  2. Frenos: deben ser revisados anualmente por un especialista pero antes de viajar no está de más echarles un vistazo y comprobar que las pastillas hagan la función que les corresponde.

Revisar los 8 elementos anteriores de tu coche es clave, y más si planeas salir de viaje.

Así pues, no olvides organizarte y escoger dónde vas a aparcar tu coche durante ese pequeño descanso, ¡descárgate Moviltik y despreocupate de tener que buscar un parquímetro para pagar el ticket!

Google PlayGoogle Play
2019-07-01T15:55:37+00:00
luctus dolor. eleifend facilisis ut et, felis